¡Anímate a pintar el techo de tu dormitorio!

El recurso es sencillo. Sólo se trata de escoger un color que sea diferente al predominante en paredes u objetos del dormitorio y así lograr destacar el techo, una zona que usualmente pasa desapercibida. Una buena opción es buscar un contraste bien marcado como el de este dormitorio de paredes blancas y techo violeta (Cerise, SW 6580). Esta combinación es perfecta para un espacio femenino. Es importante que el tono seleccionado sea brillante de manera tal que ayude a reflejar la luz y no empequeñezca la habitación.